Sigue a la Roja

La página de los aficionados a la selección española

Síguenos en:

FacebookYouTubeTwitterYouTube

Chile manda a España a la lona (0-2)

Por Víctor Díaz, 19 junio 2014 12:10 am
1 Vota!

ESPAÑA 0-CHILE 2. (MUNDIAL 2014, 2ª JORNADA GRUPO B)

La selección española, la campeona del mundo, la bicampeona de Europa en los seis últimos años, y la selección número 1 del ránking FIFA, se va para casa en la segunda jornada del Mundial 2014. Tan triste y cruel, como cierto; algo que, con ésta, sólo ha pasado cuatro veces en la historia de la Copa del Mundo, aunque tres de ellas desde 2002 -Francia, Italia en 2010, y ahora España, más Brasil en 1966-.

No es para menos después de haber encajado siete goles en esos dos partidos y haber hecho sólo uno, y de penalti. Los dos últimos, por parte de una Chile que, como se esperaba y como nos temíamos, ha impuesto claramente durante la primera parte su garra y su capacidad de presión frente a una España sin físico, sin juego, sin moral y sin nada de nada.

No se trata de cargar las tintas contra un grupo que tantísimas alegrías le ha dado al fútbol nacional desde la Eurocopa 2008; sólo de contar la realidad. Y ésta dice que España ha llegado a Brasil completamente saturada, en todos los sentidos; al menos sus jugadores principales, los cuales tampoco empiezan a estar exentos de exceso de veteranía.

Chile, conocedora perfectamente del estilo de juego de la selección y de la forma de ponerle en jaque, ha aprovechado la ocasión para conseguir la primera victoria de su historia sobre España, invirtiendo curiosamente el marcador que se dio, en el mismo estadio de Maracaná, hace 64 años. Los de Jorge Sampaoli, ahora, se jugarán el primer puesto del grupo B contra Holanda; mientras que España pasará, ante Australia, un auténtico calvario antes de regresar a casa y afrontar el necesario cambio generacional para defender el título continental dentro de dos años, en Francia.

NERVIOSISMO SIN LÍMITES

El comienzo del partido ya nos dejó claro que iba a tocar sufrir, y a base de bien. Con tan sólo dos cambios introducidos en el once por Vicente del Bosque -Pedro y Javi Martínez, por Xavi y Piqué-, los nervios que la defensa española mostró al recibir dos llegadas chilenas en un solo minuto anticiparon lo que iba a terminar sucediendo. Y a los 20 minutos, esos nervios se confirmaron cuando ni uno solo de los defensores españoles fue capaz de cortar el balón que, entre Alexis y Aránguiz, le hicieron llegar a un Vargas solito como la una en el área, y que no tuvo más que recortar a un desesperado Casillas para dar la primera puñalada (0-1) en el alma de la que el 13 de julio dejará de ser la selección que porte el cetro universal.

Había, pues, que marcar dos goles -difícil, porque este grupo rara vez se ha caracterizado por golear en exceso durante un mismo partido-, y no volver a encajar -más difícil todavía, por el estado de forma física y mental en el que ha llegado España a este Mundial- para seguir vivos. Y ni lo uno, ni lo otro. En primer lugar, las escasas llegadas de España en la primera parte -Xabi Alonso, Diego Costa- fueron embarulladas y malgastadas.

Y, en segundo, la defensa volvió a fallar en un minuto tan psicológico como el 43. Tanto Ramos, como Javi Martínez como quien andaba por allí se quedaron impasibles tras el despeje de Casillas al tiro de falta de Alexis. Aránguiz no tuvo más que controlar en el punto de penalti, y batir cómodamente de nuevo la portería española (0-2); el segundo y definitivo golpe al mentón, que dejó a la selección irremisiblemente KO.

IMPOTENCIA TOTAL

Porque la segunda parte ha sido un verdadero ejercicio de impotencia, y de falta de ideas. Ante el voluntario paso atrás dado por Chile, España sólo fue capaz de crear un par de ocasiones, ambas a través del juego aéreo; porque lo que era el juego de toque, nada de nada. Sintomático fue el error de Busquets a puerta vacía cuando quedaba aún más de media hora por jugarse, y España podía haber recibido algo de moral.

Ni Koke en el medio, ni Torres en el ataque solventaron una situación que, a esas alturas, no tenía solución alguna. El transcurrir de los minutos fue como una agónica tortura china para un grupo que, a lo largo de los últimos seis años, nos ha llevado a la gloria más absoluta pero que, en 2014, por desgracia y de forma un poco injusta -que no inmerecida, ojo, por lo visto sobre el campo-, ha tenido este final tan abrupto como desgraciado.

Chile, por el contrario, ha disfrutado de forma absolutamente legítima tanto en el campo como en las gradas, donde su afición presentaba mayoría absoluta en Maracaná. Ahora, en la última jornada, ganando a Holanda serían primeros del grupo B y, posiblemente, evitarían a Brasil en octavos de final. Pero ahora mismo, para ellos esto es secundario. Lo importante, sin duda, es celebrar un pase que, ante una España decrépita, se han ganado absolutamente a pulso.

Twitter: @VictorVictoris3

Deja un Mensaje

"Sigue a la roja" es un blog de gilicorner.com

Better Tag Cloud