Sigue a la Roja

La página de los aficionados a la selección española

Síguenos en:

FacebookYouTubeTwitterYouTube

Colombia encareció bien el pase de Brasil (2-1)

Por Víctor Díaz, 5 julio 2014 1:07 am
1 Vota!

BRASIL 2-COLOMBIA 1 (CUARTOS DE FINAL)

Brasil está en semifinales del Mundial 2014, y continúa adelante con la obligación de ganar el campeonato que se juega en su propio país. Un primer tiempo notable y un trallazo de falta en el segundo -goles de sus centrales- han cercenado las ilusiones de Colombia que, con el orgullo intacto, peleó hasta el final por lo que era prácticamente imposible, y a punto estuvo de lograrlo. Ahora, en la semifinal, los anfitriones deberán pelear con Alemania por llegar hasta el partido definitivo.

Finalizará el torneo, y nos quedaremos sin ver algún partido verdaderamente completo de la “canarinha”. Hoy sólo ha funcionado durante el primer tiempo, en el que sí consiguió aplicar a la perfección los métodos habituales de Scolari: presión empuje y asfixia al rival; a lo que colaboró una Colombia algo timorata. Pero en cuanto los “cafeteros” variaron la táctica en el descanso, todo Brasil temió de verdad por el resultado, hasta el punto de que a los de Scolari, en el fondo, les ha terminado salvando el derechazo en el kilométrico tiro libre directo de David Luiz.

PRESIÓN ASFIXIANTE DE BRASIL

Como decimos, la salida en tromba de la pentacampeona arrolló durante gran parte del primer tiempo a Colombia, lo que incluso les llevó a cometer errores infantiles de concentración como en el primer gol de Brasil. La estrategia en los córners de Scolari y los suyos funcionó y Thiago Silva, a los siete minutos, marcó el 1-0; bien es cierto que con la colaboración de Carlos “la Roca” Sánchez, que se despistó absolutamente y permitió al capitán de Brasil entrar a sus anchas hasta el área pequeña.

Colombia continuaba sin encontrar respuestas; y Brasil aprovechó para campar a sus anchas y seguir generando peligro hasta el descanso, aunque sin demasiadas ocasiones claras. Algo de lo que, paradójicamente, sí que gozó Cuadrado, poco después del 1-0; pero disparo del atacante colombiano, en magnífica posición, fue desviado lo suficiente por la defensa como para que se marchara rozando el poste, y no fuera el gol del empate.

No obstante, en la reanudación las cosas cambiaron, progresivamente. Pekerman entendió que su equipo debía dar un paso al frente, e introdujo a un delantero como Adrián Ramos. Así Brasil fue, poco a poco, cediendo terreno y, por qué no decirlo, poniéndose cada vez más nervioso. Como muestra, la tontería por la que Thiago Silva se perderá la semifinal, por sanción: obstruir de manera innecesaria el saque de Ospina.

COLOMBIA PONE EL MIEDO ENTRE LOS BRASILEÑOS

El pánico apareció definitivamente con el gol anulado -merecidamente- a Yepes por fuera de juego en el minuto 66; aunque se fue momentáneamente dos más tarde con el lejanísimo libre directo de David Luiz. El balón del central del Chelsea entró por la escuadra, si bien Ospina no estuvo muy afortunado colocándose en el centro, en vez de en su palo. Pero no hay que restar mérito alguno al disparo del defensor brasileño.

Mas Colombia no quería volverse a casa sin decir la última palabra, y vaya si la dijo. A trece minutos del final James Rodríguez, que ya hacía rato que se había echado su equipo a su espalda, dio un maravilloso pase a Bacca desde la frontal del área; y el delantero sevillista, que había entrado poco antes, fue derribado por Julio César. Penalti claro… mas únicamente tarjeta amarilla al portero local por parte de Velasco Carballo, el colegiado español cuyo arbitraje fue no escandalosa pero sí eminentemente casero.

El propio James mandó el balón al lado contrario del que escogió Julio César, marcó su sexto gol en el Mundial -lo ha hecho en todos los partidos que ha jugado-… y reabrió, y de qué manera, la puerta de los miedos brasileños, que desde ese momento rezaron todo lo que supieron para que el partido terminara lo antes posible.

NEYMAR, LESIONADO

Y todavía los minutos finales les depararían un buen susto más a los locales, con el tremendo rodillazo que el lateral derecho colombiano Zúñiga propinó a Neymar, que se tuvo que marchar lesionado, con muy visibles gestos de dolor y teniendo que ser trasladado, a la finalización del choque, a un hospital de Fortaleza. Veremos si para el martes puede estar listo.

La “torzida” brasileña respiró aliviada cuando Velasco Carballo, por fin, puso punto y final al drama. El triple pitido del madrileño desencadenó la alegría de Brasil, y las lágrimas de un tipo como James Rodríguez para el que ser el mejor jugador y el máximo goleador del Mundial hasta la fecha no es suficiente, porque Colombia despertó del sueño. Aunque con el orgullo lo suficientemente intacto como para que les reciban casi como héroes. Brasil, por su parte, pensará a partir de mañana en cómo meterle mano a Alemania sin el seguro atrás de Thiago Silva… ¿y también sin Neymar? Veremos.

Twitter: @VictorVictoris3

Deja un Mensaje

"Sigue a la roja" es un blog de gilicorner.com

Better Tag Cloud