Sigue a la Roja

La página de los aficionados a la selección española

Síguenos en:

FacebookYouTubeTwitterYouTube

Notables dosis de envidia

Por Víctor Díaz, 5 julio 2012 9:30 pm
72 Vota!

El triplete de la selección española pero, sobre todo, el hecho de ser el primer combinado en la historia que logra consecutivamente su torneo continental -en este caso la Eurocopa-, el Mundial y de nuevo su torneo continental parece no haber sentado demasiado bien en parte del sanedrín histórico del fútbol mundial. Y más aún habiéndolo conseguido marcando estilo en positivo.

Últimamente se vienen escuchando y leyendo determinadas afirmaciones correspondientes a personajes ciertamente legendarios del balompié internacional durante el siglo XX, que no vienen sino a decir abiertamente, a modo de bravatas, que la selección en la que ellos mismos jugaron ganaría a la actual España. Es el caso de Pelé y del holandés Gerrie Muhren, quienes recientemente han comentado que el Brasil del 70 y la Holanda del 74 derrotarían sin dudarlo a La Roja 2008-2012.

A O´Rei no le voy a reprochar nada en ese sentido, porque si hubo un combinado nacional que ha sentado cátedra por excelencia en la Copa del Mundo ese ha sido el de la selección “canarinha” de su época, ganadora de tres Mundiales y practicante de un juego loado a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Aunque si analizamos detenidamente el total de sus declaraciones de algunos años a esta parte, lo cierto es que habría que comentarle en la mayoría de los casos, con todo el cariño y el respeto del mundo, que se retirara a descansar, porque a sus casi 72 “primaveras” su mente comienza ya a flojear de forma muy seria.

El caso de Muhren es diferente. El holandés, uno de los mejores del legendario Ajax de principios de los 70, es un hombre al que le tengo una profunda admiración por haber sido uno de los emblemas del Real Betis Balompié en la segunda mitad de dicha década, contribuyendo a un fenomenal quinto puesto liguero en la temporada 76-77, y formando parte del equipo que ganó ese mismo año la I Copa del Rey; aunque él no pudiera jugarla por la prohibición que todavía pesaba sobre los extranjeros. Pero aquí ha patinado por completo.

Porque señor Muhren -como con Pelé, desde el máximo respeto-, en vez de aventurarse con hipótesis absurdas, ¿no cree usted que en su momento su Holanda debió haberse preocupado más porque la Alemania Federal no le hubiese “robado” (metafóricamente hablando) aquella final que debió haber sido de ustedes?

No sé si la Holanda de Cruyff, Neeskens, Rep, Van Hanegem o usted mismo, equipo en su momento revolucionario donde los haya, le habría ganado a esta España. Es posible que así fuera, no nos vamos a engañar; pero lo que sí sé es que esta España sí que gana sus finales, cosa que su legendaria “naranja mecánica” no hacía precisamente.

Comprendo perfectamente que La Roja esté dejando a cuadros a determinados personajes o selecciones, admirados por la evolución de una selección que, hasta 2008, era poco menos que nadie en el concierto internacional y que ahora, con sus logros, está pasando poco a poco a todos por la derecha y sin intermitente. De hecho, eso es lo que, hoy en día, continúa pasando con aquéllos que la hemos visto perder constantemente durante años.

Pero de ahí a chorrear envidia a borbotones va un paso. Y eso es lo que yo estoy notando cada vez que se le pone un micro delante a algunos de estos mitos para hablar sobre la España que ya, pase lo que pase, ha entrado en la historia -por resultados y fútbol- con la misma fuerza, como poco, con la que lo hicieron Brasil y Holanda. Y, con respecto a los “tulipanes”, además ganando, que es lo que realmente importa.

Twitter: @VictorVictoris3

Deja un Mensaje

"Sigue a la roja" es un blog de gilicorner.com

Better Tag Cloud